Saltar al contenido →

El aula laboratorio de EdTech: DBR como estrategia didáctica

IMG_3593Se acaba el semestre. Llega el momento de evaluar, de valorar tanto el trabajo de los estudiantes como el nuestro como docentes y ver qué ha funcionado y qué podemos mejorar.

Un año más, con las y los estudiantes de y 4º de pedagogía hemos tratado de convertir el aula (y un poco la facultad) en un especie de laboratorio.

¿A qué nos referimos con esto? Aprender haciendo, y aprender investigando.

  1. Por un lado, hemos intentado llevar a la práctica los principios tan manidos del EEES, pero ya existentes en la pedagogía progresista de la escuela nueva, como es una educación activa y centrada en el estudiante. Para ello, los estudiantes trabajan por proyectos (interdisciplinarios, junto a otras asignaturas), de manera colaborativa, y con temas seleccionados por ellos mismos.
  2. Como en las escuelas laboratorio de Dewey, la idea es convertir el aula en un lugar para crear, probar, verificar, demostrar y criticar ideas y propuestas para mejorar problemas educativos reales de nuestro entorno, y a través de las TIC. La intención es realizar procesos de investigación que traten de aportar soluciones innovadoras a problemas educativos auténticos.

¿Y qué hacemos para ello? Aplicar en clase, como hilo conductor, la misma metodología que en nuestros proyectos de investigación (proyectos I+D competitivos, proyectos europeos, tesis, etc.): la investigación para el diseño o design-based research (DBR).

Como plantean algunos autores, DBR nace desde una visión pragmática de la educación, huyendo de las eternas luchas entre paradigmas de investigación, y de los grandes estudios psicométricos costosísismos, de dudosa incidencia en términos educativos. Tratamos de abordar problemas complejos, como son los educativos, en contextos reales, y en colaboración con los especialistas de dicho entorno (maestros, estudiantes, familias, etc.).

IMG_3118Durante el semestre, los estudiantes (1) revisan la literatura y analizan el contexto, (2) diseñan, desarrollan e implementan soluciones por medio de prototipos que van refinando, y (3) evalúan su impacto aplicando diferentes instrumentos de análisis.

Es verdad que el semestre pasa volando, y que, no sin dificultad, acabamos obteniendo proyectos muy incipientes, con un alcance local. Pero en estos años, los estudiantes han puesto en marcha investigaciones muy interesantes (desde Apps para la mejora de la llegada del estudiante a la universidad, MOOCs, Toolkits, estrategias para utilizar los social media entre alumnos y alumni, etc.), han presentado algunas de estas comunicaciones en congresos reales, alguno de ellos ha empezado a trabajar en temas relacionados con las TIC, o han empezado a imaginar sus investigaciones de cara a futuros estudios de máster o doctorado en tecnología educativa. Sin duda, una valoración más que positiva. Felicidades a los y las estudiantes.

Publicado en Educación y ciencia

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *